Topes Reductores de velocidad

La seguridad en las vías públicas, especialmente en el área que circunda a los colegios y barrios residenciales es una preocupación creciente de las autoridades y asociaciones de vecinos, esto se debe al creciente número de atropellos y accidentes que se registran cada año, debido a la velocidad indebida al circular por estas zonas. Para reducir drásticamente este factor en nuestras calles y ciudades se están empezando a aplicar medidas disuasorias como reductores de velocidad y badenes.

Estos están especialmente diseñados para disuadir a los conductores a la vez que los advierten activamente de que están circulando por una zona sensible o se aproximan a un paso de peatones, estos actúan de forma que el conducto se ve obligado a reducir la velocidad a unos 30 kilómetros por hora, una velocidad crucial para que el tiempo de reacción ante una eventualidad inesperada, como la aparición de un peatón o niño que salga a la carretera. Al circular a velocidades reducidas el vehículo se detiene en apenas unos metros los cuales son determinantes para evitar un accidente o atropello, que en el caso de los más pequeños puede ser mortal.